Hay un barco en medio del mar, a bordo hombres agotados, mujeres embarazadas y niños, mientras que los Estados eligen demostrar fuerza y jugar a juegos políticos a expensas de ellos. Tenemos que demostrar que esta no es la Europa en la que queremos vivir!

El rescate de vidas humanas siempre tiene que ser prioritario. La controversia sobre la distribución de las personas rescatadas en Europa debe resolverse en tierra, y no a expensas de las personas en peligro en el mar. Las personas rescatadas deben ser llevadas sin demora a un puerto seguro. Esto está de acuerdo con la ley y con el principio más básico de la humanidad.

Debido a su situación geográfica y a la normativa de Dublín III, Italia tiene actualmente la responsabilidad principal de acoger a las personas rescatadas y tramitar las solicitudes de asilo.

Necesitamos un mecanismo de distribución justo para los solicitantes de asilo que no se imponga a las espaldas de los más vulnerables.

Mientras que muchos caminos conducen a Roma, también lo hacen desde Roma: instamos a los Estados europeos a crear una solución política a esta situación, provocada por su evasión de responsabilidades. Italia y su sociedad civil ya no pueden quedarse solas con las consecuencias del fracaso de las políticas europeas de migración y asilo.

  • Hay que abandonar Dublín III y aplicar un mecanismo de distribución justa de las personas que solicitan asilo.
  • Europa debe comprometerse activamente en la creación de vías seguras y legales para evitar que las personas se vean obligadas a una situación de peligro en el mar.

Reason

Esto debe hacerse en completa separación a las actividades de rescate y con la prioridad de llevar a la gente a un refugio seguro.

Nuestra Europa es la Europa de la humanidad más allá de fronteras, de los puertos abiertos y de la solidaridad en las mentes y en las calles. No debemos permitir que la disputa política sobre la migración tenga lugar a costa de aquellos que necesitan protección, ahora varados en el mar.

Gestionar la creciente necesidad de proporcionar refugio y protección a los inmigrantes, solicitantes de asilo y refugiados es una tarea europea común y urgente de nuestros tiempos. Sin embargo, el Reglamento de Dublín dista mucho de ser un mecanismo de distribución, sino un método de aislamiento que garantiza que las personas que huyen sean detenidas en los límites exteriores de Europa, mientras que toda la responsabilidad se transfiere a los países de allí y a sus ciudadanos. Se les deja en solos, lo que al final resulta en que la presión creada es descargada a aquellos que buscan protección y seguridad.

Una solución humana para un problema muy real incluye no poner en duda el principio del rescate en el mar, debido a las tensiones interestatales sobre el desembarco y la responsabilidad sobre las personas rescatadas. A falta de una vía segura, la gente se ve obligada a tomar la ruta de migración más peligrosa del mundo en busca de refugio.

Thank you for your support, Sea-Watch e.V. from Berlin
Question to the initiator
pro

Not yet a PRO argument.

contra

No CONTRA argument yet.